martes, 5 de julio de 2011

RECUERDOS

de Amelia Prieto


Mediada la tarde del miércoles, regresa como cada día del trabajo. Se sube las mangas de su blanca camisa y con un cigarrillo entre los dedos índice y medio de su mano derecha comienza a inspeccionar las plantas del jardín. Quita malas hierbas, corta alguna flor pasada, vigila los pulgones de los pensamientos y las arañitas blancas de los rosales. Ese rosal de color rojo, como de terciopelo, es su preferido. De pronto, una voz de niña le llama "Papáaaa!!!!!". Se vuelve y me toma en sus brazos para continuar disfrutando de su espacio verde de evasión. Y el jazmín me sigue perfumando la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada